Hoy os voy a hablar de un sitio no muy conocido de nuestra provincia que además está de plena actualidad.

Se trata del Monasterio de Carboeiro, que se encuentra en el ayuntamiento de Silleda, en la provincia de Pontevedra, ubicado en un enclave privilegiado entre el río Deza y el ponte do Demo. Aunque está en nuestra provincia, de Santiago apenas lo separan unos 30 kilómetros.

Y decimos que está de plena actualidad pues en él fue rodada la serie Al final del camino, que podremos ver hoy, miércoles 11, a partir de las 22:20 horas en la TVG o de las 22:40 en la TVE . Una serie de acción y aventuras ambientada en el siglo XI, cuando comenzaba a construirse la Catedral de Santiago. De hecho los interiores de la Catedral se rodaron en este Monasterio. Nosotros además tuvimos la suerte de hacer una visita guiada por los espacios interiores que protagonizarán la serie. Deseando ver los ambientados! Los decorados interiores son maquetas que están en el recinto ferial pero ya no están abiertos al público. Os pongo alguna foto:

 

Siguiendo con el Monasterio ya desde el año 1965 en el que se rodó Cotolay, el interior de este Monasterio ha servido de escenario a multitud de películas Flor de Santidad, La Ley de la Frontera, Quart, Reliquias, PiratasAunque sin duda lo que mayor revuelo ha causado ha sido el videoclip que hizo Enrique Iglesias.

Juzguen ustedes mismos:
Al llegar al Monasterio tienes un pequeño aparcamiento justo en la entrada sur, tienes que ir por el otro lado para entrar. La entrada tiene un precio simbólico de 1 euro tarifa general y 0,75 euros para niños de 6 a 16, estudiantes y desempleados. Los menores de 6 entran gratis.
Con la entrada os dan un portafolio que os servirá de guía. Antes de entrar en el Monasterio yo recomiendo visitar el edificio anexo, con una sala donde se reproduce una escuela antigua, la verdad antes estaba más bonita, pues se encontraba ya a la entrada, como si entraras en una escuela, pero ahora han tenido que protegerla debido a los desperfectos que han causado los turistas. Aún así merece la pena verla.

 

En el resto de las salas suele haber exposiciones temporales y fotos que te hablan de la reconstrucción del templo.
Y llegó el momento de la entrada en el Monasterio. ¡ Simplemente espectacular!
Tanto si eres un amante del arte como si no, Carboeiro te sorprenderá, sus columnas, sus capiteles vegetales, sus arcos, sus rosetones, sus juegos de luces y sombras…

 

Su cubierta de madera es fruto de la rehabilitación que se tuvo que llevar a cabo. La fundación del Monasterio data de 1171 según una inscripción que nos encontramos allí.
Pero sin duda, lo que más le gustó a los peques es subir a las torres, ¡bendita juventud! yo acabé agotada, que luego tocaba bajar a las criptas, con linterna para hacerlo más emocionante. Una vez abajo os sorprenderá la acústica que tiene ese lugar, lástima que lo nuestro no es el canto.
Damos por finalizada la visita al interior del Monasterio, desde allí podemos bajar al Ponte do Demo o para los más deportistas hacer la ruta hasta la Fervenza da Toxa, son unos 6 kilómetros que en verano se hacen bien, pero nosotros al ir en enero había bastante humedad y la ruta la hicimos en coche. Fervenza es catarata en gallego y se considera que esta es la más alta en Galicia en caída libre, lo malo que con la escasez de lluvia que estamos teniendo este año, el caudal es pequeño.
Y así termina nuestro camino particular que invitamos a todos nuestros seguidores a conocer.

menu_escapadas

También te puede interesar