Nuestra propuesta de hoy nos lleva a Melgaço. una pequeña localidad portuguesa, que a través del puente fronterizo de Arbo se conecta con España.


Pasear por este pueblo es retroceder en el tiempo con unas callejuelas para perderte y unos restaurantes donde disfrutar de buenas comidas en famila.

Pero lo que sin duda llama poderosamente la atención es su red museistica. Museos tan curiosos como el Museo del Cine o el de la Memoria forman parte de la red
Melgaço Museus, una iniciativa que permite visitar con un solo billete todos los espacios de interés de este ayuntamiento: La Torre, el Museo del Cine, el Espacio de la Memoria y Frontera y el Nucleo Museológico de Castro Laborerio. Si ya el precio de un museo solo es simbólico, 1 euro y niños gratis, este Ayuntamiento ha ido más haya creando Melgaço Museus que te permite visitar todos los Museos por 2,50 euros y con una validez de 6 meses.
Como podéis ver estamos hablando de un pueblo que realmente busca acercar la cultura al público, os invito a que lo disfrutéis, eso sí mucho cuidado con los horarios, son muy europeos y allí a las 17:00 horas en invierno, los museos cierran, así que mejor aprovechar la mañana.

 MUSEO DEL CINE

 

Museo del cine de Melgaço

El Museo del cine, fue inaugurado en junio del 2.005, alberga una colección donada por Jean-Loup Passek un apasionado del cine y de esta tierra, fue el director del Festival de cine de La Rochelle, coordinador del departamento de cine del Centro George Pompidou entre otros cargos siempre relacionados con el septimo arte. Una pena que no dejen hacer fotos en el interior pues realmente llama la atención. Son varias salas y pasando de una a otra podras disfrutar de un montón de carteles y fotografías, pero quizás lo que más llama la atención de las peques son las cámaras de la época del cine mucho y un montón de equipamientos curiosos. También cuenta con un pequeño auditorio y un espacio dedicado a las exposiciones temporales.

MUSEO DE LA MEMORIA Y FRONTERA
Museo de la memoria y frontera

El siguiente Museo es el de la Memoria y Frontera, con una buena parte dedicada al contrabando, es de los Museos más curiosos que he visto jamás, desde luego que en honor a su título la memoria se activa pero bien, recordando un montón de objetos habituales en nuestra infancia, o será que igual soy ya muy mayor, ja,ja,ja

Molinillos y café, parte del contrabando de la frontera

Creo que todos tenemos también en nuestra memoria, historias que nos han contado sobre el contrabando entre los pueblos gallegos y portugueses, era esta la única forma de economía que ayudaba a sobrevivir en los pueblos aislados sin otro recurso para salir adelante que la emigración Café, cobre y tabaco eran los productos que ayudaban a las economías familiares.

Uniforme de la Guardia Fiscal Portuguesa

Este museo recoge un montón de documentos y fotos de aquella época. Entre los objetos más curiosos, un uniforme de la Guardia Fiscal portuguesa, la misma que peinaba las sierras del Alto Minho buscando a los que desafiaban los caminos.

PAZO DE ALVARINHO
Pazo de Alvarinho

También nos recomendaron visitar el Pazo de Alvarinho, una casa blasonada, donde puedes probar y comprar productos, la verdad nosotros íbamos en plan museos y esto lo vi más bien para ir sin niños.

 TORRE DEL HOMENAJE Y LAS MURALLAS
Torre del homenaje

La visita a la Torre del Homenaje es otro imprescindible si visitas Melgaço, además puedes subir a lo alto de la torre y disfrutar de unas vistas espectaculares. Os podéis imaginar lo que disfrutan las peques subiendo y bajando a la torre para continuar después por las murallas.

Murallas de la Torre del homenaje en Melgaço

Al bajar bien puedes dirigirte al parque a merendar o adentrarte en la ciudad y tomar algo en una de sus bonitas terrazas.

BALNEARIO

 

Balneario de Melgaço

Y para rematar visitamos el Balneario, situado en un precioso parque, muy espacioso, con una decoración supercuidada, de hecho la zona de la fuente se utiliza para realizar eventos, la verdad no me extraña .

Fuente del balneario de Melgaço

Justo enfrente se encuentra una cafetería con un parque infantil al lado, donde acabar el día tomando un cafecito mientras los niños disfrutan.

Parque infantil en el entorno del Balneario

Y si todavía os queda tiempo ya de regreso a España, al cruzar el puente, en Arbo tenéis un bonito paseo al borde del río que yo recomiendo aunque solo sera para hacer unas fotos.
Espero que os haya gustado y si crees que puede interesar a otras familias no dudes en compartir esta entrada.

También te puede interesar