Una de las excursiones que no suele fallar cuando viajas con niños es visitar un castillo, todos tienen algo mágico que les encanta, además cada uno cuenta con distintas particularidades y leyendas que serán las que hagan que la visita se convierta en inolvidable.

Hoy os vamos a enseñar el Castillo de Vimianzo, construido entre finales del siglo XII y principios del XIII por los Mariño de Lobeira. De la historia de los Mariño ya hemos hablado en el artículo de la Isla de Salvora, Mariño era el hijo de la sirena y por ello en su escudo suele aparecer una sirena.
 
 
Cuentan también que debajo del castillo existen túneles que llegan al Pazo de Trasariz y al Castro das Barreiras, esta creencia es muy típica en todos los castillos, si es realidad o ficción no lo sabemos.
 
 
El edificio está construido en planta poligonal y tiene cuatro torres y un patio de armas, con unos fuertes muros de casi dos metros de grosor. De la primitiva fortaleza sólo quedan los restos de lo que pudo ser una torre del homenaje, en el actual patio de armas. 
 
 
La propiedad del castillo, fue motivo de numerosas contiendas, al contar con una ubicación privilegiada, esa proximidad a la costa permitía controlar las rutas comerciales del mar del norte, los negocios de la sardina y del sal, así como  los suculentos botines de los barcos que naufragaban en la costa. De hecho el primer fin de semana del mes de julio en Vimianzo se celebra una de las fiestas más populares en Galicia en los últimos años: Asalto ao Castelo.
 
 
Y como era habitual también en la época, en 1965 el edificio sufre un devastador incendio, y, posteriormente Dolores Martelo de la Maza lega esta propiedad al Arzobispado de Santiago, que en 1973 la venderá a la Diputación de A Coruña.
 
La Diputación rehabilitó el castillo para dedicarlo a uso público, y actualmente está gestionado por el Concello de Vimianzo. El Castillo es declarado Bien de Interés Cultural en el  1994.
 
 
La fortaleza de origen medieval se encuentra en muy buen estado de conservación, lo que la hace idónea para visitar en familia.
 
 
Además cuenta con un añadido y es que el interior del castillo se ha convertido en un museo de artesanía vivo en el que durante todo el año se pueden contemplar distintos oficios tradicionales: las palilleiras, artesanas del lino, cestería, plata y vidrio, olería de Buño, cuero y maquetas de barcos, con exposiciones permanentes de estos trabajos artesanales.
 
 
Para muchos peques ver estos oficios tradicionales es toda una novedad y les llama mucho la atención. 
 
 
Subir y bajar por el castillo también les encanta, en una de las torres hay un centro de interpretación de A Costa da Morte.
 
 
 
La fortaleza cuenta con murallas y foso, sobre el que se tiende un puente elevado.
 
 
 
 
 
 El edificio está construido en planta poligonal y tiene cuatro torres y un patio de armas, con unos fuertes muros de casi dos metros de grosor. 
 
Horarios de visita:
 
El castillo está abierto todos los días del año, excepto los lunes y la entrada es gratuitaEn vacaciones además además organizan visitas guiadas e incluso teatralizadas, que son un éxito, por supuesto en estos casos es con reserva previa.
  • Horario: Abierto todos los días excepto los lunes. De 10.30 a 14.00 horas, y de 16.00 a 18.30 horas.
  • Entre el 1 de julio y el 15 de septiembre cambia el horario de 10.30 a 14.00 horas, y por la tarde, de 16.00 a 20.30 horas.

Cómo llegar al Castillo de Vimianzo

El Castillo está situado en la entrada del pueblo al lado de la carretera comarcal 552