Mis más fieles seguidores sabéis que el concello de Oia me tiene absolutamente enamorada, un ayuntamiento pequeñito que se encuentra en el sur de la provincia de Pontevedra, entre las turísticas localidades de Baiona y A Guarda, a pesar de su escaso tamaño, 83 km² de los que 18 son costa, cuenta con grandes atractivos: su camping, su pozassu balneario, su gastronomía y como no el Real Monasterio de Oia


Se da la particularidad que el de Oia es el único monasterio cisterciense situado junto al mar, esto le otorga unas peculiaridades que hacen de este espacio un lugar único.
Los atardeceres desde este lugar son espectaculares pero cualquier momento es bueno para disfrutar de este enclave. 


A principios de año os comentaba con gran pena que el Monasterio de Oia había sido incluido en la Lista Roja de patrimonio por su deterioro, sin embargo poco a poco se está rehabilitando y desde el mes de mayo incluso se puede realizar una visita guiada, apta para todos los públicos, que merece mucho la pena.

David que es el fantástico guía que os acompañará en estas visitas os hablará de batallas piratas, del nacimiento de los curros y de como el Monasterio adquiere la categoría de Real Monasterio, gracias a la puntería del monje Don Anselmo contra los barcos corsarios.

 

Habrá muchos detalles que os sorprenderán como encontrar una imitación de los caballos de la conocida Plaza de Santiago de Compostela.


Durante algo más de una hora conoceréis toda la historia de este Monasterio, que fue declarado Bien de Interés Cultural en 1931 y actualmente está pendiente de autorización para convertirse en un establecimiento hotelero y atractivos no le faltan.

Sin duda para los más pequeños el atractivo principal fue descubrir las ovejas en uno de sus patios.

 

Precios:

  • Tarifa general: 5 euros visita guiada
  • Tarifa niños: de 8 a 14 años 2,5 euros, menores de 8 gratis
  • Horarios : 11:30, 13:00, 16:30, 18:00 y 19:30
  • Martes acceso gratuito pero sin visita guiada en los siguientes horarios: 11:30, 12:30, 11:00 y 18:00
  • Para reservar la visita debes hacerlo en la página Mosteiro de Oia

Y si estáis por la zona además de tomar algo en alguno de los restaurantes o chiringuitos de la zona podéis acercaros al Talaso o daros un baño e una de las pozas más bonitas de Galicia.