Una de las cosas que teníamos pendientes para este 2020 era hacer el Camino de Santiago en familia, probablemente se pueda hacer teniendo cuidado pero nosotros preferimos aplazarlo, es algo que no tiene edad, así que siendo gallegos y teniéndolo cerquita cualquier momento es bueno para hacerlo.

¿ Cual es la mejor época para hacer el camino de Santiago?

Evidentemente otoño y primavera, pues así evitamos las fuertes lluvias o el calor extremo. De todas formas nadie nos asegura el tiempo; en Galicia el tiempo, en contra de lo que diga el telediario, no es nada previsible, puedes morir de calor en marzo y diluviar en pleno julio, no es lo normal pero ocurre.

 
Camino de Santiago con bebés
 
No es nuestro caso, pero alguna amiga aventurera tengo que se iba a animar a hacer el camino de Santiago con su bebé, en este caso es importante una buena mochila portabebés y si quieres un carrito todoterreno. Si vas con carrito tendrás que estudiar muy bien antes la ruta para ver si es posible hacerlo por la ruta original o tendrás que desviarte por la que hacen los ciclistas.
 
 
Importante también el tema de protección solar, sea verano o invierno, ya os digo que Galicia es imprevisible y los bebés tienen la piel muy sensible, yo añadiría las gafas de sol si vas a hacer el camino en primavera o verano.
 
Por supuesto el tema comidas y sobre todo agua que vayáis a necesitar.
 
Camino de Santiago con niños
 
En este caso será muy importante llevar ropa y calzado cómodo, nunca nuevo, es más mejor que estén ya usaditos y recomiendan hidratar bien los pies para evitar las ampollas.
 
Mi recomendación es ir con una programación hecha, dónde los imprevistos tengan cabida y se pueda reajustar, que no esté todo milimetrado pues viajar con niños suele venir con sorpresas. Yo me lo tomaría con calma, se trata de disfrutar el camino y convertirlo en una experiencia de vida, no en un maratón.
 
 
Llevar chubasquero y si la lluvia es muy fuerte podemos parar ya en el primer sitio que encontremos, normalmente en Galicia la lluvia para enseguida, de lo contrario podemos replantearnos el día.
 
Cuando hacemos el Camino de Santiago cada familia escoge su formato, hay familias que contratan un transporte que les va llevando las mochilas de un sitio a otro, es muy cómodo pues así no tienes que cargar con todo, en este caso tienen que tener los alojamientos contratados y cerrados. Otra modalidad es hacer el camino por partes, parando y retomando el mismo punto en los días posteriores.

¿ Dónde dormir?

Lo más típico, y barato, son los albergues, encontrarás un montón, aunque tenemos la idea de que albergue es sinónimo de habitaciones compartidas no siempre es así, de hecho nosotros hemos estado en distintos albergues siempre en habitación familiar, de dos o cinco personas según los que fuéramos en ese viaje.

¿Qué camino hacer?

Cuando me puse a escoger qué camino hacer, veía que cada vez hay más opciones y rutas pero un experto en el Camino me dijo “no te compliques con niños lo mejor es el camino francés o el portugués”. Así que os traslado esta información por si os sirve de referencia, además ambos caminos están ya muy preparados y encontrarás todo lo necesario para disfrutar cómodamente de este viaje.

Palabras que debes tener en cuenta si vas a hacer el camino de Santiago.

¿ Qué es la credencial?

Es como el pasaporte del viaje , dónde vas acumulando los sellos a lo largo del camino. La Credencial la coges al principio, en albergues o iglesias normalmente y la vas sellando, para conseguir la compostelana.

¿Qué es la Compostela?

Es el  documento que acredita que has finalizado el camino, la puedes solicitar en la Oficina del Peregrino. Necesitas tener dos sellos como mínimo y haber recorrido más de 100 km caminando, 200 si lo haces en bicicleta.

La Compostela lleva tu nombre y está escrita en latín. Puedes obtener dos tipos de Compostela según el motivo de tu recorrido, haya sido religioso o no.

Independientemente de los motivos, es importante que los niños disfruten del Camino y la experiencia que están viviendo; de la historia , de la cultura, la espiritualidad, del compartir espacios con más gente, y de sentirse peregrinos desde el primer momento.