De nuevo nuestro destino nos lleva a tierras portuguesas, esta vez a Sintra, una bella localidad a unos 30 kilómetros de Lisboa,  concretamente al mágico lugar de A Quinta da Regaleira,  uno de esos imprescindibles si se viaja con niños por la zona. 

La Quinta da Regaleira, tal como la conocemos ahora, data de principios del siglo XX, cuando el terreno fue adquirido por Antonio Carvalho Monteiro, un noble portugués, millonario y filántropo, que quiso hacer un jardín que representase el cosmos y la magia

Para ello contó con la ayuda del arquitecto Luigi Manini, que construyó este impresionante espacio que incluye un palacio, un pequeño lago, un invernadero, varios torreones, una preciosa capilla y, lo que más llamará la atención de los pequeños exploradores, una serie de construcciones subterráneas que tratan de imitar el descenso a los infiernos, basados ​​en la Divina Comedia de Dante Alighieri y en la mitología griega del hilo de Ariadna.

Seguramente a los que conocen bien Portugal, el edificio del Palacio de la Quinta le recordará al estilo del de Buçaco, en el centro de Portugal, no es casualidad ambos fueron proyectados por el mismo arquitecto.

 
Nada más entrar te dan un mapa del jardín, con él tocará adentrarse en el mágico mundo de A Regaleira y explorar todo lo que vamos encontrando a nuestro alrededor, para los niños las galerías y túneles serán lo mejor. Aunque no es necesario yo recomiendo llevar linternas, eso para ellos ya es toda una aventura, si se os olvidan las linternas el móvil valdrá igual.
 
 
Y ya tenemos el kit completo de explorador, con el mapa y la linterna en mano prepararos bien para patear todos y cada uno de los rincones.
 

Lo que más les va a gustar, apuesto a que será el Pozo Iniciático, una torre invertida en forma de espiral por la que se puede descender y que tiene una profundidad de 27 metros. 
 
 
Son referencias a los nueve círculos del infierno, del paraíso o del purgatorio de Dante, ya que la escalera tiene nueve patas separadas por lazos de 15 peldaños cada uno. En el fondo queda incrustada en mármol una rosa de los vientos, un emblema del dueño de la granja y también de la Orden Rosa-cruz. Dicen que el pozo se llama así pues se utilizaba en rituales de iniciación a la masonería.
 

Todo el jardín es un espacio abierto lleno de rincones especiales donde los niños disfrutarán a lo grande, mi túnel preferido es uno al que accedes saltando de piedra en piedra y vas a dar a una cascada.

 

Como curiosidad os diré que el nombre Regaleira viene de la Baronesa da Regaleira, que adquirió el espacio en 1840 – antes, era una propiedad que desde 1697 había pasado de dueño en dueño, pero fue con la Baronesa, cuando pasó a llamarse Quinta da Torre da Regaleira.
 
 
 Básicamente, todo lo que nos encontramos en la Quinta da Regaleira hoy es parte de la construcción hecha por Carvalho Monteiro entre 1898 y 1911. Varios dueños tuvo después hasta que fue adquirido por el Ayuntamiento de Sintra, en 1997, y se abrió al público.

El precio no nos pareció muy caro: adultos 6 euros niños de 6 a 17 años, 4 euros, menores de 5 años gratis, también existe la posibilidad de coger el billete familiar por 18 euros y con este billete pueden entrar 6 personas, no está mal verdad?

Así que si vais a estar por la zona estas vacaciones mi recomendación es que no os perdáis este precioso lugar.

Nuestra puntuación