La historia de mi vida con mi piso es la historia de muchas familias, hace años compré el piso, un piso pequeño sin grandes pretensiones con la intención de cambiarme en un futuro si la familia crecía. El caso es que 20 años después la familia ha crecido y cambiado y así lo han hecho también los objetos que acumulamos pero la vivienda sigue siendo la misma y sin posibilidad de cambiar a una más grande.

Con la pandemia se ha venido también mi padre a vivir con lo cual estamos pensando ya en el alquiler de un trastero, tenemos muchísimas cosas que sí queremos conservar pero ahora no tienen espacio en nuestra casa: cuadros, colecciones, libros, vajillas, yo ya veis que no soy de la corriente minimalista de tirar con todo pues considero que algunas cosas sí hay que conservarlas pero no en casa que ocupan mucho.

Mantener la casa ordenada cuando se tienen niños es complicado pero no imposible, hay trucos que nos facilitan la vida. Realmente debo reconocer que mi hija es super ordenada, puede ser suerte o que desde pequeñita le enseñamos unos trucos que funcionaron muy bien, uno de ellos, que le llamaba mucho la atención a las mamis del cole, es que los regalos de cumpleaños, a excepción de dos que ella escogía, se iban todos al trastero y se iban sacando durante todo el año.

El trastero es un gran aliado para mantener el orden, hay quien dice que lo que no se usa no se guarda y apoya la idea de no tener trastero, nosotros sin embargo amamos los trasteros pero con condiciones.

Un buen trastero debe ser de fácil acceso, el acceso al nuestro y a la mayoría de los pisos antiguos es en la parte de arriba del edificio, subiendo escaleras y con pasillos y puertas estrechas, con lo cual cuando haces una mudanza y quieres llevar las cosas para allí ni te lo planteas.

Lo más práctico es que esté en la planta baja y con acceso en coche, así en caso de mudanza o para guardar o quitar muebles puedes acceder con el vehículo, sin tener que hacer grandes esfuerzos ni contratar a nadie.

No solo en caso de mudanza es conveniente tener un guardamuebles, en caso de reformas tener un sitio en el que guardar las pertenencias es un alivio, evitas que estorben por el medio y sobre todo que se manchen o estropeen.

A día de hoy los pisos son pequeños y somos muchos los de nuestra generación que tenemos colecciones que queremos conservar pero no en casa: libros, discos, playmobil… en estos casos más que un espacio amplio necesitamos seguridad.

En Barcelona existe Trastering una empresa de alquiler de trasteros que cuenta también con servicio de guardamuebles, son trasteros que disponen de cámaras de seguridad y detector de presencia, conectados las 24 horas del día, los 365 días del año, presumen de no haber tenido ningún robo en los 14 años que llevan en Francia y ahora llegan a España dispuesto a repetir éxito.