EL VERANO ES TIEMPO DE VACACIONES Y PLANES EN FAMILIA Y QUE MEJOR PLAN PARA RELAJARSE QUE ACUDIR CON LOS NIÑOS A UN SPA.

Bien sea haciendo noche en el hotel o haciendo una paradita en nuestra ruta para darnos un chapuzón, el momento de relax que nos aporta un balneario es algo del que disfrutan por igual padres e hijos.

Nuestra experiencia en el Hotel Spa Bienestar de Moaña

Desde Vigo el Spa más cercano que tenemos es el de Moaña y por suerte es un local donde los niños son bienvenidos, es importante comprobar este detalle cuando viajemos con los peques a una zona termal. Para nosotros el Hotel Bienestar Moaña ha sido un descubrimiento, reconozco que a pesar de estar tan cerca no lo conocíamos, por esas cosas que suelen pasar que a veces lo de al lado de casa lo vas dejando, hasta que decides que no puede pasar más tiempo sin visitarlo.

¿Cómo llegar?

El hotel se encuentra en la localidad de Moaña y bastante centrico, aunque no dispongas de coche puedes coger el barco Vigo Moaña y luego ir andando. La zona en la que esta ubicado es muy tranquila pero con todo lo necesario para disfrutar de un fin de semana o unas vacaciones en familia, cuenta incluso con un paseo muy agradable justo enfrente. Para los que vengan de vacaciones este hotel se encuentra ubicado en la zona del Morrazo, zona de playas por excelencia en las Rias Bajas, con fácil acceso a Vigo y a las Islas Cies.

¿CÓMO ALOJARSE?

Nosotros fuimos con tres niñas y pedimos habitaciones contiguas, existen varias alternativas para hospedarse padres e hijos, los niños son gratis en alojamiento y desayuno hasta los 8 años si duermen con sus padres.

De todos los hoteles que he visitado es el que más opciones te da para viajes en familia: junior suite, habitaciones contiguas, camas supletorias,  todas decoradas con mucho gusto y con las amenities necesarias para tu estancia. Para los tecnológicos os informo que tiene wifi gratuita en todo el hotel.

Lo que más me impresionó fue que las habitaciones que nos dieron contaban con unos preciosos balcones con columnas y unas maravillosas vistas.

Allí me quedaría horas y horas contemplando aquella maravilla, que tanto de día como de noche, parecía que estaba viendo otra ciudad y era mi querida ciudad de Vigo. Ver desde otra perspectiva la ciudad olívica nos llamó la atención a todos, estábamos pegados y parecía que nos habíamos trasladado kilómetros.

La opción que escogimos nosotros fue alojamiento con desayuno, el desayuno es en la cafetería del Hotel pero muy completo, no le falta de nada.

NOS VAMOS AL CLUB TERMAL

Y llego la hora preferida para todos, ¡La hora del spa !, como ya os comenté al principio los niños son tenidos en cuenta y disponen de un espacio propio para los más chiquitines. A partir de 10 años en adelante pueden entrar en cualquier horario y los menores de 10 años en horario de 12:00 a 16:00, siempre acompañados de un adulto, pueden disfrutar de la zona termal de mayores.

El spa cuenta con camas de burbujas, cuellos de cisne, cascadas, camino de burbujas, río contracorriente, géiser, asientos de burbujas y jacuzzi y algo muy importante no es necesario estar alojado en el hotel para disfrutar de este espacio.

La zona infantil cuenta con dos piscinas, con pelotas y distintos juguetes acuáticos que harán las delicias de los más pequeños, una cosa importante para los que somos de la zona, en esta piscina dan clases de natación para bebes a partir de 6 meses, esto me encantó pues a mi me costó mucho encontrar una piscina con agua calentita para las clases de natación cuando tienes un bebe.

Las nuestras ya son un poco mayores, pero los más pequeñitos tienen su piscinita que no cubre casí nada, eso sí aunque no cubra los niños siempre acompañados de un adulto.

CIRCUITO TERMAL

Hasta aquí el Club Termal que es la zona donde puedes ir con niños, luego está la zona del Circuito Termal, zona de saunas, flotarium y termas que debido a las altas temperaturas y como es lógico los niños no pueden utilizar. Lo que más me llamó la atención fue la gruta revitalizante, después de un día de caminatas y excursiones pasear por esas piedras mientras te van dando los chorros de agua fría y caliente me pareció un gustazo.

La zona de  flotarium (pequeña piscina con una alta concentración de Sales de magnesio. Simulación del Mar Muerto) también nos gustó mucho y es que son cosas distintas que no habíamos visto en otros establecimientos termales, todo además esta decorado con sumo gusto.

OTROS SERVICIOS PARA LOS PEQUES

Hasta aquí nuestra experiencia pero comentarte que el hotel ofrece un montón de promociones dirigidas a los más pequeños, cumpleaños infantiles,  beauty party que a nuestras niñas, que no son nada princesas, les encantó, el hecho de sentirse mayores y con un espacio para ellas solas con sus tratamientos especiales les pareció lo máximo y la promoción, domingos en familia, precios especiales para familias los domingos, según el número de miembros.

Sobre las tarifas varían dependiendo del día y la edad de los niños pero cuenta con interesantes promociones que en este cuadro las ves muy bien.

Puedes ver más información en su página web: www.bienestarmoana.com
Agradecer al hotel su hospitalidad, todo el personal ha sido superamable, nos vamos con ganas de repetir y seguro que será pronto.

Puedes ver el resto de nuestras experiencias en la publicación de  Balnearios con niños en Galicia
Balnearios

Te puede interesar