Hoy te voy a hablar de una ciudad que a la mayoría de las familias de Vigo nos resultará familiar, se trata de Ourense. Mi abuela siempre me decía cuando de pequeña visitaba esta ciudad “Tres cosas hay en Orense que no hay en otro lugar: El Santo Cristo el puente romano y las burgas hirviendo el agua.”
Y así me quedaba perpleja mirando aquel puente romano que decían ser el único en el mundo. A día de hoy repito la misma letanía con las niñas y dirigen sus miradas al Puente del Milenio, ¡Ese sí que mola! y están deseando subir a lo más alto para desde allí contemplar la ciudad.Está claro que los tiempos han cambiado y en esta ciudad conviven en perfecta armonía lo antiguo y lo moderno haciendo de ella un lugar tranquilo para visitar en familia.

Lo que de verdad llama la atención de cualquier viajero es la fuente de las Burgas, el agua fluye de ella a 67º, vamos que hay que tener mucho cuidado porque quema.

De niña soñaba con una piscina al lado de esta fuente para así aprovechar el calor y desde el año 2010 este sueño se ha hecho realidad con una piscina termal justo al lado de las burgas.

Si vas con peques debes tener en cuenta que la temperatura es alta, ronda los 38º, con lo que no es recomendable para menores de 4 años. Por lo demás lo de siempre, es una zona de relax no están permitidos los saltos, carreras, salpicaduras ni gritos, conviene advertirlo bien antes de entrar. El precio es gratuito y su horario de martes a domingo: De 10.00 a 13.00 y de 17.00 a 21.00 h

Reconocida como una de las ciudades termales de Europa además de estas termas, justo en pleno centro de la ciudad, cuenta con distintas termas al lado del río, todas cuentan con zonas ajardinadas con todo lo necesario para pasar una tarde o mañana en familia. Lo que hace de Ourense un lugar único es que además estas pozas se encuentran al aire libre, en plena naturaleza a la orilla del río y por tanto son gratuitas. En algunas existe la opción de entrar en zona de pago pero la materia prima viene siendo la misma.
Pozas de Muiño da Veiga, en Quintanela de Canedo, una zona termal al aire libre junto a un viejo molino totalmente restaurado, esta edificación es la que da nombre a las termas y hace de ellas un sitio peculiar. Fueron las últimas pozas en acondicionarse y su ubicación las ha convertido en una de las preferidas.

Para acceder a cualquiera de las termas además de en coche o autobús podemos utilizar el tren turístico, que realiza un circuito termal. Os aseguro que va a ser una de las cosas que más guste a los pequeños y si lo haceis cuando anochece y las termas se iluminan resulta inolvidable. Para ver los horarios puedes consultar su página Aquí
Las Pozas de Chavasqueria son las primeras que se acondicionaron en la ciudad pensando no sólo en el uso y disfrute de los ciudadanos sino también en el turismo. En estas tienes dos opciones la versión gratuita, que son al aire libre, y por encima se encuentra una zona termal privada que dispone de otras zonas de baño y numerosos tratamientos de belleza y salud. Unas instalaciones que reproducen un circuito lúdico-termal japonés inspirado en la cultura termal del Onsen.

Las Pozas de Outariz, al igual que las anteriores cuenta con zona de acceso libre y zona de pago. Para mi son mis preferidas pues tiene gran zona de espacio verde, también cuenta con vestuarios públicos y se puede pasar un día de ocio y relax al borde del río mientras disfrutas de un espacio único en Europa.

Las Pozas cuentan además con vigilancia que hacen que todo funcione a la perfección y está prohibido hacer fotos, cosa que me pareció también muy buena idea.

Y dicho todo esto, ya sólo nos queda disfrutar, ideales tanto en invierno como en verano, aunque es mejor ir con frío, os aseguro que con el calor de las aguas se caldea el ambiente y podrás pasar de una a otra en bañador en pleno invierno. Escoge tu poza preferida y cuéntanos tu experiencia.
menu_escapadas

Te puede interesar