Octubre es la mejor época para disfrutar del senderismo y las rutas con niños, hoy os traigo una cortita y muy bonita que además seguro que la mayoría desconocéis y la tenemos cerquita, se trata de la Ruta del Río Muiños, en Nigrán.

Tiene una gran ventaja con respecto a otras rutas y es que empieza justo en Playa América, en la desembocadura del río Muiños nos encontraremos con el cartel que nos informa del comienzo del sendero fluvial.

Si hemos ido hasta Playa América en coche, justo al lado está el aparcamiento, podemos dejar ahí el vehículo y hacer la ruta andando o en bici, de hecho por el camino seguramente encontrareis varias personas y niños con sus bicis.

Y hasta podéis tener suerte y encontrar caballos por el camino.

Desde luego para los niños la ruta es ideal, para hacer sin prisas, siguiendo el curso del río y escuchando el sonido del agua y de la fauna, que es abundante, sobre todo aves.

Por el camino encontraremos sauces, fresnos, abedules y laureles en la parte baja; más adelante podemos encontrar robles y avellanos.

Siguiendo el sendero fluvial llegamos a la carretera, a la altura de Ureca, ahí tenemos que cruzar en el paso de peatones y seguir. 

También podemos empezar aquí la ruta, si venimos en autobús desde Vigo o Baiona, pues ahí justo hay una parada de autobús, si desde la parada bajas das a Playa América, si sigues hacia Ureca vas a la zona de Porta do Molle.

Por cierto a la altura de la Zona Franca os encontrareis lo que debió ser un estupendo y nuevo parque infantil, ahora totalmente abandonado.

Una pena pues justo ese tramo que va de Ureca a Porto do Molle es precioso, sería genial encontrarnos un parque a mitad de camino, nos conformaremos con disfrutar del sendero con sus numerosos puentes.

La ruta del río Muiños, está bastante bien señalizada, aunque a veces tienes que hacer algún trozo de carretera y si vas con niños pequeños debes de tener cuidado, pero enseguida vuelves a meterte en el camino.

La ruta sigue desde el Porto do Molle hasta Chandebrito, en total suman 14 kilómetros, si en algún momento no sabes por dónde seguir sigue la flecha amarilla.

Nos llamó la atención que tanto puedes encontrarte con gente del lugar, paseando o trabajando el campo, como zonas llenas de grafitis.

Lo de las pintadas y grafitis a los niños puede asustarle un poco pero puede dar mucho juego, hay que buscar el lado gracioso o inventar una historia.

Hay un momento también que te metes dentro de un túnel con puertas que parece que se van a cerrar en cualquier momento, va por debajo de la autovía y da mucho juego.

La verdad en cualquier época del año esta ruta es muy aconsejable, en verano como está llena de árboles es bastante fresquita, en primavera y otoño es un espectáculo de color y en invierno como es cortita también se puede hacer.

¿ Que os ha parecido mi propuesta para este fin de semana? , ¿Os ha gustado? Si es así por favor comparte.

Si quieres seguir informado de todo puedes seguirnos en nuestra página de Facebook o disfrutar de nuestras fotos en nuestra cuenta de Instagram

¿Tienes Telegram instalado? En ese caso recibe los mejores post de cada día en nuestro canal.