Cuando hablamos de viajar con niños, normalmente, buscamos que el destino sea cómodo y de interés para todos. En nuestro país vecino, Portugal, en general, nos lo ponen bastante fácil, tanto los establecimientos más humildes como los grandes centros comerciales, no ven en los niños “clientes no gratos” sino que les facilitan su estancia.

Hoy voy a hablar de uno de mis pueblos preferidos, Vila do Conde, ciudad marinera, con el encanto característico de los pueblos marineros y todavía no masificada por el turismo. Se encuentra a hora y media de Vigo. Cuenta con un paseo marítimo, dotado de carril bici, que conecta con Povoa.  Ambos destinos, Povoa y Vila do Conde, son ideales para las vacaciones de verano por sus enormes playas, de las preferidas por los habitantes del país vecino.

Pero el pueblo no sólo ofrece playa, en él podemos visitar el Museo del Mar, el Convento de Santa Clara, con sus espectaculares vistas, el Acueducto y, si lo que queremos es ir de compras, el Outlet de Vila de Conde merece la pena

Un pequeño paseo por la orilla del rió Ave nos lleva a una fantástica réplica de una Nau, una especie de carabela.

Los peques tardaron muy poco en salir corriendo y subirse a bordo, sintiéndose como los descubridores en busca de tesoros…

La entrada tienes que sacarla en el Museo de Construcción Naval, que se encuentra enfrente de la Nau, en el edificio de la Alfandega Regia. El precio de la entrada incluye visita del Museo y la Nau rondando los 0,50 € para niños y 1 € adultos. Volviendo a tierra firme nos dirigimos al Fuerte de São João Baptista donde la aventura continúa,   subir sus murallas, esconderse en sus garitas y correr por sus pasillos hace las delicias de los más pequeños pero con tanta actividad la hora de comer se nos ha echado encima.

Desde el Fuerte, Forte de Sao Joao, hemos visto un local sobre el mar que da directamente a la playa, bajamos hasta allí y descubrimos que tiene carta basada fundamentalmente en pescados y menú infantil a 4,90, nos parece adecuado y allí nos quedamos. El sitio es espectacular y cuenta con la playa pegada donde después de comer los niños estuvieron jugando un buen rato, pudiendo alargar así la sobremesa.

A la hora de escoger hotel, hay varias opciones, para ir con niños yo recomiendo dos, en los que los menores de 4 años no pagan y, a partir de 5, solo la cama supletoria, normalmente con precios muy ajustados. Los dos tienen gimnasio y piscina climatizada interior donde los niños suelen pasarlo muy bien. Estos dos servicios son gratuitos en ambos.
 
El Santana Hotel con una carta además exquisita y buenas ofertas, (en el 2012 que fue cuando se escribió esta entrada tenía buenas ofertas, ahora han subido los precios y la habitación con promoción ronda los 70 euros, con niños gratis solo hasta los 2 años). El otro es Villa C Hotel que además ofrece servicios de cumpleaños infantil, por si a alguien le interesa.
Y ya que estáis muy cerquita también podéis desplazaros al Zoo de Maia, la entrada al Zoo con actuación del león marino y reptilario cuesta 4 euros niños y 7 adultos. Merece la pena

Cuando se viaja con niños es necesario tener en cuenta también los servicios médicos disponibles, en Vila do Conde tenéis un Centro de Salud de la Seguridad Social abierto las 24 horas y farmacias próximas. Eso sí, debéis llevar la tarjeta sanitaria europea.

¿Como llegar?

A continuación te pongo los enlaces para Google Maps, solo tienes que pinchar en el icono
La Nau está muy cerca de la Plaza de la República, es mejor ir a pie.

 
Y hasta aquí nuestro relato de lo que ha sido un día muy bien aprovechado, ya sabes si te ha gustado la publicación no dudes en compartirla.

 

Te puede interesar